fbpx

5 Desastres positivos

Pensabas que al crecer todo sería perfecto, pero la dura realidad es que al empezar a caminar te trae vuelta de cabeza. La buena noticia es que su comportamiento en ocasiones logra avances en su desarrollo y no hay motivo para tirarse del cabello.

Por: Alegra Ocampo

Es una realidad, los pleitos en la oficina, con tus hermanos o tu pareja, no te prepararon para que un chiquitín de 18 a 36 meses ponga a prueba tu paciencia. Sin embargo, no sólo hay rayos y centellas en el horizonte; tal vez el arco iris brilla al final del camino y no lo sabes, pues probablemente los detalles que te sacan de control son indispensables para el desarrollo de tu hijo. Aquí 5 Desastres positivos.

1.Vocabulario en construcción

No sólo tú te sabes la canción la vaca Lola, al derecho y al revés, hasta el perro corre a meterse debajo de un cojín en la noche para dejar de escuchar a tu nene. Sin contar que siempre quiere le leas el mismo cuento del zoológico de animales.

Punto a favor: alégrate pues ha aprendido de memoria la canción o la historia y también está descubriendo el lenguaje, que lleva un orden como los cuentos y al mismo tiempo asimila palabras, por lo que podrá construir oraciones y permitirá que lea rápidamente.

2. Expresión gráfica

Todas las paredes de tu casa e incluso tu inmaculada puerta blanca de la cocina, se han convertido en su lugar favorito para garabatear. Lo peor, es que en cualquier lugar quiere rayar y no vas a consentir que se apodere del sillón beige de tu habitación.

Punto a favor: primero felicítalo, ya que es eficiente en la destreza de sus manos, al tomar una crayola para pintar. Lo mejor es que es otra forma de comunicarse y exaltar su creatividad. Lo ideal sería cubrir una pared con textura de pizarrón, colocar gises en una cajita en una esquina y enseñarlo a que se exprese libremente en ella.

3. No, no, no

Es su palabra favorita: “¿te pones los zapatos?” “No”; “¿comes sopa?” “Nooo”; “es momento de bañarte” “Noooooooo”… Así podríamos continuar y el nunca terminará de decir ¡no! Olvídate de acusarlo con quien te escuche o pensar que será la única palabra que dirá.

Punto a favor: atraviesa por una breve etapa de terquedad, indispensable para que se sienta independiente; lo que lo volverá intrépido para averiguar y si intentas detener las exploraciones, seguro explotará con un no, ya que es frustrante posponer sus deseos. La negación es vital para que descubra su yo, así que aguanta, hazle preguntas en las que tenga que elegir dos opciones ¿cuál camisa quieres blanca o azul?

4. Operación batidillo

¿Temes la hora de la comida? Pues además de embarrar la mesa, el piso y hasta el gato, tu tesoro luce como recién salido de una batalla con los alimentos y hay frijoles en su oreja, pasta en el cabello y merengue en las manos.

Punto a favor: de acuerdo con un estudio publicado en Developmental Science, es una forma sencilla en qué descubrirá texturas, pero lo mejor es que sabrá decir tempranamente el nombre de los alimentos con los que se relaciona, lo que incrementa su vocabulario.

5. Torbellino a la vista

Tu hijo, parece tener un efluvio de energía inagotable y no para de correr, saltar y aventar cosas, mientras tú pareces un guiñapo a las 9 de la noche y él se niega a ir a tomar su ducha nocturna. Continuamente te preguntas ¿será hiperactivo?

Punto a favor: su sistema motor está en pleno desarrollo, ya tiene músculos fuertes que han logrado que tenga habilidades motrices y mejorado su percepción sensorial. No significa que debes dejarlo destruir la casa, es importante comenzar a enseñarle tranquilamente normas de conducta, pero sin gritarle.

Aunque parezca lo contrario se convierte poco a poco en un niño independiente, es muy importante que suavemente implementes reglas, permitiéndole que haga un poco de relajo, es parte de disfrutar la vida. 5 Desastres positivos.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *