fbpx

31 días de desarrollo

Por: Emmy Kelly

Empieza el año nuevo con resoluciones y desafíos que incentivarán el desarrollo de tu pequeño.

Te hemos preparado un mes de pequeñas actividades que te ayudarán a estimular sus capacidades físicas, sociales e intelectuales, para que inicie el año con el pie derecho.

  1. Invita a un amigo

Todavía estamos en vacaciones y es una excelente oportunidad para que invites a otro pequeño a casas para jugar con él, incrementara su desarrollo social, promoverá sus habilidades de comunicación, logrará que resuelva problemas y coopere, de acuerdo con una investigación publicada por Clinical Child and Family Psychology Review Trusted Source.

  1. En movimiento

¿Sabías que los niños que no desarrollan actividades físicas tienen más probabilidades de sufrir enfermedades crónicas? Si hace mucho frío para salir al parque, que tal si juegan a los congelados en casa, tienen que bailar y parar sin pestañar al ritmo de la música. Listos, presiona para la música

  1. A lavarse las manos

Sin lugar a dudas una gran lección, por aprender para evitar infecciones, que le creen problemas estomacales e incluso resfriados. La clase puede iniciar si le regalas su propio kit de limpieza, un jabón en forma de dinosaurio y su toalla. Llévalo al fregadero para que frote la pastilla, entre sus manos con agua, amará las burbujas; enséñale a enjuagarse con agua, pídele que se seque y acostúmbralo a hacerlo antes de comer, después de jugar o ir al baño.

 

  1. Enséñale a ahorrar

Regálale su primera alcancía, indícale que es para guardar monedas que pueden servir para comprar después juguetes, una entrada al cine, una hamburguesa y hasta una visita a la feria. Le estarás mostrando el valor del dinero.

  1. Desayuno en familia

Implementar esta rutina en sábado o domingo, logrará aprenda a que forma parte de un núcleo familiar. La idea también es que disfrute al comer alimentos nutritivos, así que prueba a darle unos hot cakes con avena, rica en fibra la cual favorece la digestión y evita el estreñimiento; esparce un poco de mermelada de frambuesa. Para prepararla necesitas poner a hervir medio litro de agua, añadir medio kilo de frambuesas lavadas y el jugo de un limón, remuévelas por 40 minutos, machaca los trozos grandes que queden, agrega un poco de estevia y listo.

  1. Yoga para peques

Desde los tres años es apto para practicar algunas posturas de yoga, le ayudarán a la maduración del sistema nervioso, así como a mejorar el desarrollo cognitivo. Empiecen con la postura del perro boca abajo, que fortalece brazos, piernas y abdomen.

Cómo hacerla:

  • Es necesario colocar las rodillas y las manos en el suelo.
  • Lentamente estira las piernas y eleva las caderas, para formar la V.
  • La cabeza debe quedar entre los brazos y la espalda muy estirada como las piernas. Inhala y regresar a la posición de inicio.
  1. El valor de compartir

Si fueron a una fiesta infantil, seguro tendrás una gran bolsa con dulces que no quieres que ingiera. Qué tal si compras algunas bolsitas de papel, incluye algunos estampas. Pídele que pegue algunas de ellas sobre las bolsas, después aliéntalo a llenarlas. Después llévalo a casa de sus primos o tíos para que las regale, se sentirá encantado y aprenderá la gran lección de compartir.

  1. A bailar

Al lograr mantener el equilibrio para ciertos movimientos, obtendrá elasticidad y se hará consciente de su cuerpo de una forma divertida, además mejorará su autoestima. Al aprender una pequeña coreografía ejercitará su memoria. Prueben con el baile de los animales para iniciar

  1. Promueve su paciencia

Si existe una persona impaciente es un niño. Para enseñarle a ser paciente basta con que lo pongas a jugar con bloques, le llevará tiempo ensamblarlos o formar torres, poco a poco dominará sus actitudes impulsivas, que lo llevan a derribarlo cuando se siente frustrado porque alguna pieza no embona.

  1. Cómplices

Incítalo a jugar con mascotas, estudios demuestran que este tipo de interacción, puede cambiar la composición y diversidad de los microbios, en el intestino de los infantes y reducir el riesgo de asma y eczema.

  1. Llévalo al parque

Permitir que juegue en espacios abiertos y rodeados de vegetación, mejora el rendimiento mental y la concentración escolar, según un estudio publicado por el American Journal of Public Health. Además disminuye los síntomas del déficit de atención TDAH.

  1. Creación de collage

Es momento de armar un collage, debes contar con recortes de revistas, plumas de colores, trozos de tela y grandes lentejuelas. Recuerda que necesitas hojas de cartulina y pegamento, para que pueda armar su pieza de arte. Al integrarlo a actividades relacionadas con artes plásticas, lo incentivará a crear, descubrir, e innovar, claves del éxito de acuerdo con la International Child Art Foundation.

  1. Un masaje

La estimulación temprana, es fundamental para la evolución de su cerebro en los primeros años, pues se forman hasta un millón de conexiones nerviosas, que le ayudarán a entender y aprender nuevas habilidades. Basta darle un suave masaje por todo el cuerpo para lograrlo, además lo calmará tu suave tacto y hasta puede dormirse.

  1. Garabatos

No importa si sólo sabe hacer garabatos inicialmente, bastará con que tome las crayolas o gises, para trazar líneas de un lado a otro sobre un papel o pizarrón. Lentamente dominará el agarre y comenzará a formar figuras. Es la base para que después pueda trazar letras.

  1. Un bocadillo

Llévale un pequeño snack como una fruta o una barra de granola, cuando salga de la escuela; dale otro refrigerio entre la comida y la cena, como una rebanada de pan integral con mantequilla de cacahuate, que también tiene probióticos que mejoran su humor, según un estudio realizado en la Universidad de Georgia.

  1. Experiencia sensorial

Necesitarás varios materiales como masa de maíz, monedas, habas secas, anís estrellado, gomitas en forma de víboras, algodón, pequeñas pelotas, hojas de menta, además de pequeños recipientes. La idea es que los separe y los inserte en los envases correspondientes, mientras que los huele, los observa, los siente, escucha sonidos e incluso los prueba, servirá para activar sus sentidos y disparar sus sinapsis cerebrales.

  1. Autocontrol

Coloca en el piso dos líneas, una de color verde y otra rojo. Ubícalo unos tres pasos atrás de ambas y explícale, que cuando lo indiques tiene que caminar justo detrás de la que tenga el color que menciones, no debe traspasar la línea, estimularás su paciencia y autocontrol.

  1. El arte de amasar

Como lo escuchas, llévalo contigo a hornear a la cocina. Tu ayudante debe amasar la pasta para galletas, extender con un rodillo o cortar figuras con un cortagalletas. Esas actividades requieren de destreza y coordinación motriz, pero además lograrás que se sienta autosuficiente al cooperar con mamá.

   19. Risas al por mayor

Una sonrisa, logrará que tu pequeño se sienta seguro y protegido. De acuerdo con la “teoría de los espejos” del best seller El niño feliz, cada vez que le sonríes a tu nene creas un espejo, que le devuelve una imagen positiva de sí mismo, que el asumirá como un gesto agradable y que le permitirá aprender a socializar. La sonrisa forma un eslabón para las relaciones saludables, crea emociones positivas y le facilitará resolver problemas de forma creativa. Así que cuéntale algo divertido para que sonría todos los días cuando despierte.

  1. Enfócalo

Muy fácil de lograr sólo tienes que obsequiarle un rompecabezas, hay unos de madera que son útiles para niños menores de tres años. No sólo será un gran desafío, tendrá que mantener la calma para encontrar las piezas que encajan adecuadamente y tolerar su frustración.

  1. Atención a su microbiota

Al propiciar su equilibrio con ciertos alimentos disminuye las probabilidades de que sufra infecciones. El yogur es rico en probióticos con bacterias benéficas, que logran construir una microbiota sana, mejoran la digestión y evitan las diarreas. Lo ideal es que sea natural y le añadas algunas frutas, para que tenga ese sabor acidulado que le fascinará.

  1. Sesión de lectura

Empieza con ella desde que tiene seis meses, estarás mejorando su construcción de conexiones neuronales, del lenguaje e incentivarás su desarrollo cognitivo. Un estudio realizado por el Hospital de Rhode Island, reveló en los bebés que escuchaban lecturas, tuvieran hasta un 40% más de posibilidades de incrementar su vocabulario, cuando empezaron a hablar.

  1. Cuidado de una planta

¿Qué tal si le enseñas a germinar? Sólo necesitan un recipiente de plástico transparente, un poco de algodón y unos frijoles. Pídele que lo riegue con un gotero a diario, mientras observa cómo crece. Le servirá para calmarse después de un día agitado, según reportes de un estudio realizado en Ámsterdam, pues le permitirá sentir paz.

  1. Una noche campamento

Si tienes un jardín en casa, instala una casa de campaña. Lleva un termo con leche tibia y un poco de miel y una lámpara. Sácalo bien abrigado y además cúbrelo con una mantita, mientras tratan de buscar estrellas en el firmamento.

  1. Bebida nutritiva

¿No quiere comer? Qué tal si le preparas un batido sustancioso. Necesitarás un vaso de leche de soya, 2 cdas de mantequilla de cacahuate, 1 cda de cocoa, 1 cda de chía y un poco de miel, todo lícualo y ofrécelo en un vaso colorido. Contiene polifenoles que elevan el sistema inmunológico, rico en proteína que brinda energía y grasas omega 3, que reducen la hiperactividad en pequeños.

  1. Alerta a los detalles

Invítalo a la cocina y pídele que te ayude a separar las verduras de las frutas, o incluso los tenedores de las cucharas. Necesitará concentrarse para observar las diferencias, entre los objetos y al clasificar, estará desarrollando sus habilidades motoras finas.

  1. Capta su atención

Sólo tienes que actuar divertida, mejor dicho, ridícula; cambia el tono de tu voz o usa un títere, para indicarle que es tiempo de bañarse o sentarse a comer, sucumbirá a tu encanto. Es útil para bebés y preescolares también.

  1. Paseo por el zoológico

Conocer de cerca a esos animales que sólo ha visto en libros, le ayudará a profundizar en el conocimiento y promoverá su capacidad de concentración. Llévale un refrigerio, porque la visita puede prolongarse y no quieres que esté irritable.

  1. Cuéntale el mismo cuento

Es una de sus actividades favoritas, te lo pide porque su cerebro constantemente se dispara ante todo el cúmulo de información que recibe; cuando escucha nuevamente no se distrae con lo que le rodea. Lo mejor es que aprenderá nuevas palabras de la historia, según un experimento realizado por la Universidad de Sussex. Aunque él también se lo sepa de memoria le encanta la entonación que le das a la historia, así que prueba a hacerlo triste, risueña o lentamente.

  1. Enséñale a elegir

Basta con que pongas dos atuendos para ir al kínder o dos piyamas, pídele que elija la que va a usar inmediatamente; es una excelente oportunidad para que aprenda a vestirse y desvestirse, si ya tiene tres años. Al principio no lo logrará de manera aceptable, pero no lo regañes.

  1. Un descanso

Si tiene entre tres y cuatro años, permítele una pequeña siesta por la tarde, que le servirá a su cerebro para procesar lo aprendido en la escuela. Cuando no duerme lo suficiente, se puede tornar hiperactivo o irritable; hasta es probable que presente un 56 por ciento de retardo en el desarrollo cognitivo, de acuerdo con una investigación realizada en Cuba.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *