fbpx

10 pasatiempos al estilo Montessori

Tu nieto tiene entre tres y cinco años, está listo para estimulación temprana que fortalecerá su coordinación motora a través del juego. El método Montessori lo incentivará mientras aprende.

Por: Alegra Ocampo

De acuerdo a María Montessori “Todos los niños tienen una mente absorbente que inconscientemente capta la información del entorno”. Lo que significa, que los infantes tienen una mente con una sorprendente capacidad para adquirir conocimientos. Los abuelos pueden ayudar a desarrollar esas habilidades a través del juego.

Sin limitaciones

En el método Montessori no hay diferencia entre jugar y trabajar, lo que les permite experimentar con el mundo que les rodea y aprender a través de una participación activa. No hace falta invertir grandes cantidades en materiales, ya que usa como componentes didácticos elementos sencillos y útiles al alcance de la mayoría de las familias.

Guíalo por su curiosidad

Todo le sorprende, siempre explora y a menudo con objetos sencillos asimila. Lo mejor, es que ninguna tarea podrá completarse incorrectamente sin que el nene se dé cuenta del defecto por sí mismo. Así que si ya están listos a jugar:

  1. Súbelo en un banco, colócale un delantal y usen una esponja con un recipiente que contenga jabón líquido para que te ayude a lavar sus platos y cubiertos. Es importante que tú lo hagas con un plato y que después el continúe. Procura que sean de plástico, para evitar que se corte.
  2. Dispersa algunos frijoles o avena en el pasillo, bárrelos y pídele que coopere contigo y levante el montoncito con un recogedor.
  3. Coloca frascos de diferentes tamaños, añádeles agua y colorante de cocina para que adquieran colorido. Guarda las tapas en una caja y después indícale que busque la adecuada para cerrar cada envase.
  4. Mezcla en un recipiente frijoles de diferentes colores, blancos, amarillos, negros, cafés y con manchas; espárcelos en una mesa, coloca varios vasitos e invítalo a clasificarlos por tonos y guardarlos en diferentes vasos.
  5. Esparce en una mesa harina, invítalo a que dibuje figuras con sus dedos. Pueden repetir tantas veces como quieran.
  6. Guarda las pinzas de la ropa en una caja, procura tener al menos de cuatro colores. Enséñale a sujetar las pinzas en el borde de la caja; después asegúrate que en cada lado coloque pinzas de un solo tono.
  7. En un bote de plástico acomoda pequeños objetos, monedas, tapas de refrescos, llaves, cucharas, gomas y crayolas; espárcelas y dale un imán para que observe cuáles se adhieren a él.
  8. Saca un montón de periódico y corten tiras con las manos. Enséñale como doblar los bordes para que después le sea fácil partir los trozos de papel.
  9. Pica en cuadritos zanahoria, papa, jícama. Revuelve en un plato, añade chícharos y dale un molde para hacer cubos de hielo y pídele que los acomode por colores en los espacios vacíos.
  10. Mezcla almendras en un recipiente con harina. Dale una cuchara para que trate de sacar los frutos secos con ella.

Con estas actividades súper sencillas, que quizá no se te habían ocurrido, pasarán agradables momentos mientras que juega y aprende. Por precau ión, no lo dejes sólo con los objetos pequeños que se pueda comer y atragantar.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *